fbpx
Miércoles, 5 Octubre

Triunfo clave del Rojo ante Defensa para quedar tercero

Independiente, que venía de sumar apenas un punto en los últimos cuatro partidos, consiguió una victoria fundamental ante el Halcón gracias a un gran cabezazo de Sergio Barreto. De esta forma, quedó tercero en la Zona B.

Fue un grito con furia. Una descarga de bronca acumulada. Una explosión que retumbó con mucha fuerza en los escalones vacíos del estadio Libertadores de América. Independiente necesitaba ganar de forma imperiosa. Lo precisaba porque apenas había sumado un punto de los últimos 12 posibles y estaba fuera del lote de los cuatro primeros, que se clasificarán a la instancia decisiva de la Copa de la Liga. Conseguir una victoria era indispensable para dar vuelta la página y dejar atrás semanas difíciles en las que hubo un brote de coronavirus que afectó a 13 futbolistas más Julio Falcioni y dos integrantes de su cuerpo técnico. Lograr un triunfo también era vital para dejar atrás la derrota agónica en el clásico de Avellaneda ante Racing (0-1), con un arbitraje escandaloso de Mauro Vigliano. Por eso la victoria se vivió como un desahogo: el Rojo quedó tercero y el sueño de pelear el torneo está más vivo que nunca.

Le costó el partido a Independiente. El conjunto de Avellaneda tuvo que invertir mucho sudor para imponerse a un Defensa que venía en alza luego de levantar la Recopa en Brasil ante un gigante como el Palmeiras. El Rojo arrancó con el pie izquierdo: el Halcón salió a ejercer presión en campo contrario desde el primer minuto y así generó dos situaciones de gol claras que Bou y Braian Romero no pudieron concretar. El local empezó a dominar recién cuando el equipo de Florencio Varela sintió el desgaste físico como consecuencia de los 120 minutos que venía de disputar en Brasilia. Sobre el final del primer tiempo, los dirigidos circunstancialmente por Piccoli comenzaron a empujar y a aproximarse al arco de Unsain.

Independiente, que en la primera etapa había tenido una clara con un tiro libre de Lucas Rodríguez que se estrelló en el travesaño, encontró los caminos cuando la pelota pasó por Silvio RomeroEl capitán fue el futbolista que clarificó los ataques con su inteligencia para salir del área e integrarse por momentos al circuito de gestación. El Chino también tuvo dos situaciones: un remate que pasó cerca del palo y una bomba que reventó el travesaño. La victoria llegó gracias a un cabezazo de Sergio Barreto tras un centro de Roa, el jugador que más pelotas perdió en el encuentro. Sobre el final, el Rojo se dedicó a aguantar. Y el festejo fue una descarga: Independiente está otra vez en la lucha.