fbpx
Miércoles, 5 Octubre

River perdió con Banfield: contra las cuerdas, deberá ganar en la última fecha y hacer cuentas

Ya no depende de sí mismo para clasificar a cuartos de final. Ahora, tendrá que superar a Aldosivi, en el Monumental, y esperar otros resultados. Cayó por 1 a 0 con gol de Álvarez.

Se le complicó definitivamente el panorama a River, que perdió con Banfield por la fecha 12 del Grupo A de la Copa de la Liga Profesional del fútbol argentino. A una jornada del cierre de la fase inicial, cayó por 1 a 0 ante el Taladro y deberá vencer a Aldosivi el próximo fin de semana en el Monumental y esperar otros resultados para saber si se clasificará a cuartos de final. Sufre Gallardo: su equipo ya no depende de sí mismo.

River acumuló su segunda caída al hilo y quedó en una posición incómoda en la Zona 1 de la Copa de la Liga Profesional, cuando queda apenas una fecha de la fase de grupos: perdió 1-0 ante Banfield en el estadio Florencio Sola, con gol de Juan Pablo Álvarez. Volvió a sufrir la falta de profundidad y de pericia en la definición, como le sucedió ante San Lorenzo. Y su pasaje a cuartos de final está en riesgo.

Los dos equipos salieron a la cancha con dibujos y propuestas parecidas. Carrileros para hacer anchas las formaciones, presión extendida y búsqueda de transiciones rápidas cuando olfatearon espacios. Así, el encuentro comenzó con buen ritmo, aunque la falta de precisión en velocidad conspiró con la creación de jugadas de riesgo. Un remate desviado de Álvarez y un tiro de De la Cruz que capturó Arboleda fueron las primeras señales de alarma del cotejo.

A los 12 minutos, el uruguayo De la Cruz ejecutó con potencia un tiro libre que se coló entre la barrera y dio en el palo. La intensidad no cesó, cada uno con sus recursos. Rollheiser, tras una gambeta larga, probó los reflejos de Arboleda con un intento cruzado. Acto seguido, Banfield avanzó con criterio y terminó en un centro a la cabeza de Pons, el faro, cuyo cabezazo careció de dirección.

Con el correr de los minutos, River se fue imponiendo, sobre todo territorialmente. Así, contó con una seguidilla de acciones cerca del arco rival, con centros desde las bandas. En una, hubo un evidente penal de Luciano Lollo a Paulo Díaz por sujeción, pero el árbitro Hernán Mastrángelo alegó que no vio la acción.

Cuando le imprimió paciencia e imaginación al asedio, River, llegó un par de veces a fondo. Como el mano a mano de Borré, que ante la salida de Arboleda terminó abriéndose al intentar la gambeta. O un nuevo remate cruzado de De la Cruz. Sin embargo, también padeció, sobre todo cuando se encendió Payero en el dueño de casa. A los 37 minutos, el ex Talleres gambeteó a dos rivales y sacó el tiro que rechazó Armani.