fbpx
Lunes, 3 Octubre

Pizzi desarmó el cerrojo defensivo y Racing perdió con Godoy Cruz 4 a 2 en Avellaneda

La Academia expuso una propuesta menos conservadora que la que mostró el domingo pasado ante River y cayó en su estadio. Llevaba seis partidos sin derrotas.

Racing cayó 4 a 2 con Godoy Cruz en Avellaneda, tras el empate 0 a 0 ante River del domingo anterior, donde había mostrado un planteo ultradefensivo.

Pizzi pudo dejar atrás la dura goleada ante River (5-0) en la final de la Supercopa porque luego se clasificó para los 16vos de final de la Copa Argentina y en el torneo doméstico llevaba seis cotejos sin derrotas y 479 minutos sin goles en contra, con el 0 a 0 de la fecha pasada ante el Millonario. Pero Racing no juega bien, no presenta variedad en los caminos al gol y su transición de defensa a ataque es lenta y sin imaginación, por eso el DT no cuenta con el incondicional apoyo de todos los hinchas, disconformes con el juego de su equipo.

Godoy Cruz fue una máquina de hacer golazos y dio el golpe contra Racing. Le hizo cuatro en un partidazo. Colmán, con doblete, fue la figura. La Academia no fue contundente.

Racing, que ya dejó atrás al conformismo por el empate logrado ante River en Nuñez, perdió 4-2 ante Godoy Cruz de Mendoza y se aleja de la zona de clasificación a los cuartos de final. Los goles mendocinos los anotó Cristian Colmán, dos veces, Badaloni y Lomónaco. Este triunfo le permitió ganar tras tres encuentros y abandonar los últimos puestos.

En el segundo tiempo, la claridad de Piatti empezó a gravitar en favor de un Racing que se volcó masivamente al área adversaria, provocando que el Tomba defendiera cada vez más cerca de los dominios del arquero paraguayo Juan Espínola. Sin embargo, las posibilidades de que el equipo de Pizzi descontara dependían básicamente- de que Godoy Cruz cometiera un grave error en el fondo. Y eso pasó, a los 20m., cuando Damián Pérez quiso habilitar a su arquero, el balón quedó corto y aprovechó Chancalay para meter un toque por encima de la cabeza que se tradujo en el 1-2.

Parecía que Racing disponía de todos los boletos para empatar y, de hecho, lo tuvo Piatti y lo restó sobre la raya Leonel González. Entonces, en una contra, Godoy Cruz aprovechó la categoría del pibe Badaloni, quien metió un zurdazo que se coló en el ángulo a Arias y representó el 3-1 (28m.). La conquista representó un verdadero mazazo para la Academia que siguió insistiendo, más por inercia que con fútbol. Así, el ingresado Darío Cvitanich, con menos de 90 segundos en cancha, la mandó a guardar en la primera pelota que tocó, con un disparo abajo (2-3). Ya en tiempo de descuento, con Racing ‘regalado’ en defensa, Lomónaco definió con jerarquía y estiró la pizarra hacia un 4-2 inexorable.