fbpx
Martes, 29 Noviembre

Los mayores de 60 : Rusia da el ok a su vacuna

El Centro Gamaleya, que produce el antídoto, aseguró que no se detectaron efectos adversos en ancianos. Los testimonios de los voluntarios mayores de 60 años que se dieron la vacuna

El Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya, que fabrica la vacuna rusa contra el coronavirus que ya llegó a la Argentina, reafirmó este viernes que no se detectaron reacciones adversas en ancianos. aunque todavía se aguarda por los resultados oficiales, que serán dados a conocer en uno días, mientras los mayores de 60 aguardan noticias y siguen en cuarentena mientras los que tienen entre 18 y 59 ya podrán comenzar a vacunarse, aunque en tandas.

Próximamente se darán a conocer los resultados de los estudios en ancianos, no hay efectos colaterales algunos”, adelantó el director de centro, Alexandr Guintsburg, en declaraciones a la agencia de noticias Sputnik.

La polémica se desató la semana pasada, cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, de 68 años, aclaró que él todavía no se dio las dosis de la Sputnik V porque no se aprobó su uso para mayores de 60 años.

Desde entonces, se espera la publicación oficial de los resultados de los ensayos de la vacuna en adultos mayores en alguna revista científica. 

El jueves, las primeras 300.000 dosis de la Sputnik V llegaron a Argentina, y serán aplicadas al personal de salud de todo el país a partir del lunes.

Por otro lado, el directivo afirmó que el Centro Gamaleya no recibió por ahora muestras de la nueva cepa del coronavirus detectada en el Reino Unido, aunque indicó que la inoculación protege contra esa variante ya que afecta solo a un pequeño punto en la superficie de la proteína del virus.

El 11 de agosto pasado Rusia registró la primera vacuna contra la Covid-19 que se produce en cooperación con el Fondo Ruso de Inversión Directa.

La vacuna, que consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26, y el segundo, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5, se administra dos veces, en un intervalo de 21 día

De acuerdo con los últimos datos de la tercera fase de ensayos clínicos, Sputnik V muestra una eficacia de más del 90%.

Los voluntarios mayores de 60 años que decidieron darse la vacuna rusa

Una jubilada de 72 años fanática del tango y un economista de 69 con enfermedades preexistentes que participaron como voluntarios de las pruebas de Fase 3 de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus en Moscú, contaron a Télam sus vivencias tras la aplicación, coincidieron en que tuvieron pocos o ningún efecto adverso y destacaron la presencia de anticuerpos semanas después de la inoculación.

Irina, enamorada del tango y de la Argentina que debió posponer un viaje a Buenos Aires programado para este año por la pandemia, es una de las personas mayores que recibió la Sputnik V desarrollada por el Centro de Investigación Gamaleya.

No se pude bailar tango guardando la distancia social. Días después de una clase me comunicaron que el muchacho con el que había bailado había dado positivo de coronavirus. Por suerte yo ya estaba inmunizada”, relató.

Valeri, su esposo de 76 años, también fue inoculado con la Sputnik V y ella afirmó que ambos decidieron participar como voluntarios porque era la única posibilidad que tenían para inmunizarse frente al virus.

Nunca tuvimos miedo porque nos informamos bien sobre la vacuna Sputnik V y el Centro de Investigación Gamaleya antes de participar en las pruebas”, aseguró.

Valeri no padeció ningún síntoma posterior a la aplicación de las dosis, pero Irina se sintió un poco fatigada después de recibir la primera, aunque “al día siguiente me desperté con mucha energía y felicidad”.

Oleg, un economista de 69 años que padece bronquitis crónica, tiene un stent en la arteria coronaria y sufre adenoma de próstata, recibió la posibilidad de ser vacunado como una bocanada de esperanza. “En caso de infectarme con el virus la posibilidad de tener un final feliz es simplemente ilusoria”, dijo.

Una semana después de aplicarse la primera dosis experimentó mareos y dolor de cabeza, síntomas que desaparecieron rápido. “Yo no creo que esto haya sido una consecuencia de la vacunación. Sobre todo por los problemas que te enumeré antes”, evaluó.

Oleg generó una respuesta inmune estable contra el coronavirus, ya que una prueba que realizó 53 días después de la primera dosis reportó buenos resultados, y un mes más tarde cuando repitió ese test los niveles de anticuerpos habían subido.

Por supuesto le recomiendo a los mayores vacunarse. No se pueden comparar los efectos secundarios que se padecen luego de la inyección, con las amenazas a la vida y la salud que implica contagiarse coronavirus. Si la vacuna salva aunque sea una vida, yo seré feliz”, indicó.

Más de 100.000 inscriptos para recibir la vacuna rusa en la provincia de Buenos Aires

En paralelo, fuentes oficiales bonaerenses indicaron que desde que se abrió el registro online en la Provincia de Buenos Aires para recibir esta vacuna procedente de Rusia hubo más de 100.000 inscriptos.

El ministro de salud provincial, Daniel Gollan, se expresó este mediodía en su cuenta de Twitter y remarcó que “si había alguna duda sobre las ganas de recibirla, el comienzo del registro para obtener información y sacar turnos demuestran que confían plenamente en la vacuna para terminar con esta pesadilla”.

El plan se iniciará este lunes en el Hospital San Martín de La Plata, donde será aplicada al gobernador Axel Kicillof, a un médico terapista y a dos enfermeras, para luego proseguir con el personal de cuidados intensivos de ese centro asistencial.