fbpx
Lunes, 3 Octubre

Como serán los boliches en el verano: A cielo abierto y sin barra ni pista

Sin barra de tragos ni pista de baile, burbujas sociales, a cielo abierto, empleo de dinero electrónico, reserva previa y uso de tapaboca y nariz en lugares comunes son parte de las consignas que integran el protocolo de seguridad e higiene para el entretenimiento nocturno. En diciembre próximo podría retomarse la actividad.

Mesas especiales integradas por 8 o 10 personas en los espacios abiertos, atención a cargo de mozos, kit sanitizante en cada una de las mesas, no uso de la pista de baile ni barra para evitar las aglomeraciones, son medidas que integran el protocolo de seguridad e higiene presentado ante el gobierno municipal y las autoridades provinciales por parte de los bares y boliches establecidos en la zona de Playa Grande para su funcionamiento durante el próximo verano. De aprobarse el protocolo, la intención es iniciar la actividad en diciembre próximo.

“Proponemos shows musicales en burbujas sociales para este verano, a cielo abierto y a cien metros del mar, con distanciamiento social, con todo tipo de controles sanitarios”, describió a LA CAPITAL el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Entretenimiento en Argentina (Idear) y titular de “Mute Argentina”, Ariel Gambini.

Así, detalló que a cada cliente que se acerque a “disfrutar del entretenimiento seguro” se le tomará la temperatura antes del ingreso, mientras que “se escaneará el código QR de su entrada y su app Cuidar Verano, que funcionará como una declaración jurada”.

Los grupos, formados por 6, 8 o 10 personas, se ubicarán en meses que deberán reservar previamente y hasta instalarse en la misma deberán circular con tapabocas. Asimismo, al no haber funcionamiento de barra, cada una de las burbujas será atendida “por un mayordomo, que les tomará el pedido y lo acercará a la mesa. No habrá tragos, solo se venderán botellas cerradas”, añadió el empresario.

Asimismo, el ingreso a lo lugares de esparcimiento se realizará de “manera segmentada, de acuerdo a las zonas”, para evitar las aglomeraciones. “Antes del aislamiento social -especificó Gambini- salían 8 de cada 10 jóvenes. Hoy con la prohibición salen 8 de cada 10 jóvenes, pero lo hacen en fiestas clandestinas, sin ningún tipo de control ni medidas de seguridad”.

Distanciamiento

De acuerdo al protocolo presentado, se estableció que “se sectorizaran los espacios entre los establecimientos para asegurar el cumplimiento de los límites de densidad de ocupación y de distanciamiento social obligatorio”, para lo cual deberán delimitarse con separadores tipo vallado liviano o mamparas.

Asimismo, se especificó que “en los espacios comunes se deberá transitar con cubre boca y nariz, manteniendo el distanciamiento de seguridad de 2 metros”, mientras que el concurrente que quiera hacer uso de las instalaciones sanitarias deberá “solicitárselo al personal, para poder controlar el ingreso a las mismas”. Los baños no podrán “ exceder el 50 por ciento de su capacidad máxima” y deberán disponer de un kit sanitizante en la entrada.

La cantidad de mesas o livings (las llamadas burbujas sociales) establecidas en los espacios abiertos dependerá de “la superficie de uso de cada establecimiento, pero más o menos se trabajará con un 30 por ciento de ocupación”, detalló Popi Chiesa de “La Normandina”.

Además, en cada una de ella deberá instalarse un kit sanitizante (dispensador de alcohol al 70 por ciento, alcohol en gel o similar) y se sugirió que la persona que “efectuó la reserva será responsable por el cumplimiento delas normas por parte del resto del grupo asistente”.

También se deberán señalizar adecuadamente las áreas de ingreso y egreso a los establecimientos.

El horario de funcionamiento se extenderá desde las 20.30 a 6. Por otra parte, se reemplazará la carta de papel por un medio electrónico.

También se recomendó realizar “una minuciosa limpieza y desinfección de todos los elementos y espacios utilizados por la clientela, una vez retirada y antes del ingreso de un nuevo cliente”.

Tanto las mesas, como las sillas, los utensilios y el piso “deberán desinfectarse antes y después de que se retire cada cliente y siempre antes de que se utilice por uno nuevo” con alcohol al 70 por ciento y/o agua con lavandina u otras soluciones desinfectantes autorizadas.

También se recomendó la “utilización de sistemas de pago electrónico, como tarjetas de débito o crédito, cuenta DNI o billeteras electrónicas”.