fbpx
Domingo, 2 Octubre

Alvarado volvió a ganar como local

El equipo de Gastón Coyette se puso dos goles arriba antes del cuarto de hora, después luchó para ahogar cada intento de reacción del visitante y se abrazó a su segundo triunfo al hilo jugando en el José María Minella.

Madrugó, fue contundente en el arranque y supo ponerse el overol para defender su ventaja. Con dos goles conseguidos en los primeros 15′, Alvarado hizo gala de su contundencia y después maniató a Argentino Agropecuario de Carlos Casares, al que le terminó ganando 2 a 0 en Mar del Plata por la octava fecha de la Zona A de la Primera Nacional.

El equipo de Gastón Coyette salió con mucha decisión a buscar el gol. Y esa voracidad que lo llevó a presionar alto y forzar el error en la salida del rival le dio réditos rápidamente. Porque antes del cuarto de hora el equipo marplatense ya ganaba 2 a 0.

Se puso en ventaja a los 8′. Pelotazo de Darío Cáceres, Robertino Giacomini le ganó la posición a Federico Rosso, se metió al área y fue derribado por Darío Sand. El propio centrodelantero cambió la pena por gol con un remate de derecha a la izquierda del arquero del “sojero”.

Enseguida, a los 14′, Alvarado amplió su ventaja. La presión permitió recuperar en la salida del rival, Marcos Astina recibió dentro del área y, con tranquilidad y jerarquía, definió con zurda ante el achique desesperado de Sand y Ezequiel Parnisari.

Con tamaña ventaja conseguida tan rápido, el dueño de casa pasó del 4-3-3 inicial a un 4-1-4-1, presionando entonces más en el mediocampo para intentar salir de contra.

Agropecuario pareció reaccionar y durante diez minutos incomodó al local a partir de la velocidad de Gonzalo Ríos sobre la derecha. Desde allí generó un par de situaciones claras como para acortar distancias. Primero con un cabezazo de Alejo Montero que sacó con esfuerzo Pedro Ferrnández (17′) y después con un zurdazo cruzado de Gabriel Lazarte que se fue junto a un palo, culminando una buena maniobra generada por Ríos sobre la banda derecha.

En el último cuarto de hora de esa primera etapa los arqueros ya no tuvieron tanto trabajo. Es que el trámite se hizo más trabado, con mucho roce y menos juego. Ríos estuvo más contenido en Agropecuario y Alvarado no pudo salir limpio en la contra cuando logró recuperar en el medio.

En el complemento Alvarado cedió la pelota a un rival que, de todos modos, nunca tuvo muchas luces para manejarla y generarle peligro a Pedro Fernández.

En esa segunda mitad los de Coyette prácticamente no volvieron a poner un hombre propio de cara al gol. Pero al mismo tiempo mantuvieron a raya a Agropecuario, que nunca pareció poner en riesgo el triunfo local.
Así, siendo efectivo en el primer cuarto de hora y administrando su ventaja durante el resto de la noche, Alvarado se abrazó a un nuevo triunfo como local, el segundo al hilo para intentar seguir despegando del fondo de la tabla.